El agua, factor vital de la riqueza ambiental que aporta la agricultura del Levante español

El agua, factor vital de la riqueza ambiental que aporta la agricultura del Levante español

En las zonas donde el agua es un recurso escaso, como sucede en Alicante, Murcia y Almería,  la superficie de riego para fines agrícolas ha sido posible gracias a la construcción de canales que cada vez se han ido haciendo más complejos, hasta llegar a acometerse grandes obras hidráulicas como la del acueducto Tajo- Segura, construido con la finalidad de hacer llegar el agua a zonas del Levante.

De este modo, se ha conseguido rebajar el nivel de incertidumbre que soporta todo agricultor y  aumentar el rendimiento y la diversidad de los cultivos.

La actividad agraria, además de satisfacer la creciente demanda de alimentos, puede desempeñar un papel importante en la lucha contra el cambio climático mediante la reducción de emisiones y la captación y almacenamiento de carbono en la biomasa de las plantas y el suelo. Además, cuando el regadío es eficiente, al mantener la capa vegetal, está reduciendo la erosión y la desertización. En este sentido, es fundamental que se intensifiquen las prácticas agrícolas responsables que realizan un uso racional del recurso agua, mejorando la calidad de los servicios de riego y utilizando técnicas innovadoras que resultan sostenibles social, económica y ambientalmente.

El regadío ha evitado el abandono de tierras y el despoblamiento de muchas zonas rurales de las provincias mencionadas, teniendo un efecto muy positivo en su economía al influir, a través de la agricultura, en el crecimiento de la industria agroalimentaria y de los servicios asociados. Sin el trasvase Tajo-Segura la realidad de nuestros territorios sería otra.

Deja un comentario