Lucas Jiménez: «La cuenca del Segura ha hecho el mayor esfuerzo colectivo de concienciación sobre el uso del agua»

LA VERDAD | 22/11/2020

El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) cree que «podríamos tener el entramado hidrológico más efectivo contra la desertización y para atenuar el cambio climático más perfecto de Europa»

La falta de una Planificación Hidrográfica Nacional, de solidaridad y vertebración entre las regiones, ha puesto en alerta a los agricultores murcianos y, por extensión, a los levantinos. Lucas Jiménez no entiende que una cuenca como la del Segura, que ha sido referente en capacidad de adaptación y eficiencia, sea a la vez la más pírrica, endeble y cara del país, y pese sobre ella el fantasma de la autosuficiencia o independencia hídrica.

–¿A qué retos y desafíos se enfrenta la Región de Murcia en políticas de planificación hidrológica?

–A todos. De ser la cuenca más regulada de Europa –lo que ha permitido una gestión de recursos escasos, en régimen de sostenibilidad, sin parangón en Europa– nos asomamos al precipicio del paro hidrológico. Me explico. El actual ministerio responsable del asunto ha optado por una planificación hidrológica basada en la denuncia y en la palabra denigratoria generalista en relación a los regadíos levantinos. No prevé obra alguna, nada de Planificación Hidrográfica Nacional, de solidaridad entre las regiones. Se habla ya abiertamente de cuencas autosuficientes, si pueden; si no pueden serlo, como la del Segura, pues que acarreen con las consecuencias, que son fundamentalmente escasez y precios desorbitados. Su política hidrológica va a consistir básicamente en mantener en buen estado las masas de agua, olvidando los usos humanos dependientes de ellas. A nosotros nos compete como organización defender los derechos de nuestros agricultores y por conexión de los usuarios levantinos de abastecimiento. Ello va a incluir sin duda la presentación de contiendas legales con la Administración central que excusará, ya lo hace, su inacción bajo la alfombra del cambio climático. En la actual situación de pandemia sanitaria, donde derechos fundamentales como el de reunión y el de manifestación están mutilados o directamente cercenados, es duro que la Administración pretenda seguir legislando como si nada ocurriera, y afectando a los intereses medioambientales y económicos de algunas regiones, sin que estas puedan, tan siquiera, reunirse para comunicar la situación ni, llegado el caso, manifestar en la calle su malestar.

–¿Cómo debe planificarse una zona como el Sureste español ante el cambio climático y sus efectos?

–La planificación hidrológica del Segura es un ejemplo a exportar en tiempos de cambio climático. Cómo ser resilientes ante circunstancias climáticas extremas. Aquí el cambio climático, sus efectos desequilibrantes, su alternancia de periodos de sequía y de lluvias torrenciales, es de sobra conocido y temido. Hemos sabido adaptarnos a todo ello, con obras hidráulicas de regulación, presas, embalses; encajando toda el agua procedente de los efluentes de la depuración, una depuración eficiente llevada a cabo por los sucesivos gobiernos regionales y que no se ha sabido poner en valor. Aprovechando todos los recursos, incluidos los de la desalación. Debería ahondarse en infraestructuras verdes de almacenaje de agua para tiempos de sequía, en obras verdes de conexión de cuencas que aseguren el acceso a todos los ciudadanos de un bien demanial como es el agua. Desde luego, para la cuenca más pírrica, endeble y cara del país, la del Segura, optar por la inacción y por la independencia hídrica ‘abertzale’ de las cuencas hidrológicas del país es una estocada de muerte, pues supone el cierre a medio plazo del Trasvase, el único vínculo hídrico solidario que nos une con Madrid. Nos quedará el tasazo y el precio de desalación, que pueden ser tildados de sablazo o atraco a mano armada, jamás de solidarios.

«La Región de Murcia ha pasado de ser la cuenca más regulada de Europa a asomarse al precipicio del paro hidrológico»

–¿Se ha avanzado lo suficiente en transición ecológica en la Región de Murcia en lo que a gestión de agua se refiere?

–No hay región alguna en Europa, salvo la porción correspondiente de la andaluza (Almería) y valenciana (Alicante), donde se haya invertido más en medidas de sostenibilidad. Cierto es que fruto, no de previsión al cambio climático, pues cuando estas se empezaron a implementar ni se conocía este término, sino por necesidad. Y por necesidad no hay cuenca española donde colectivamente –administraciones regionales, confederación hidrográfica, municipios, comunidades de regantes, agricultores y ciudadanos– hayan hecho un esfuerzo de concienciación en torno a economizar un recurso tan escaso. Sumemos el esfuerzo económico que todos hemos asumido en pos de la modernización de regadíos y mejora de efluentes de depuración y dará como resultado el entramado hidrológico más efectivo en la lucha contra la desertización y para la atenuación del cambio climático más perfecto de Europa. Y además rentable para los usos humanos, no solo el regadío, dependientes del líquido elemento.

Related Posts

No related posts found.

Deja un comentario