Técnicas de benchmarking para proyectos sobre un acueducto

Un acueducto permite el transporte del agua de forma continua desde su lugar de origen hasta el punto de consumo. Del mismo modo, el trasvase Tajo-Segura reduce el riesgo de cortes de suministro en las zonas turísticas, contribuyendo a este sector que emplea a más de 320.000 personas entre Alicante, Murcia y Almería.

Para la gestión de este proyecto, la teoría taylorista en los procesos mediante técnicas de benchmarking cobra relevancia.

Estas técnicas ayudan a optimizar el uso del agua y la energía del sector. Su objetivo es mejorar la CCRR comparada con el funcionamiento de otras CCRRs o mejorando sus propios datos de años anteriores.

Un indicador de la gestión de acueductos es una combinación de variables primarias que describen las características del territorio a regar estudiado. Tras analizarlas, se podrá tomar una decisión sobre en qué zonas es más eficiente llevar a cabo determinadas políticas.

Los factores que son indicadores empleados en la gestión son de aspecto económico, de eficiencia, energéticos y ambientales.

Otra técnica de benchmarking es el desarrollo del plan e ir supervisando los resultados. Como en todo proyecto, comparar los resultados con lo que se había planeado es clave para hacer las correcciones adecuadas y alcanzar el objetivo.

Crear un equipo de trabajo competente que planifique las actividades a desarrollar es otra técnica que mejorará los indicadores de gestión.

El trasvase Tajo-Segura da empleo a más de 100.000 personas tan solo con las actividades relacionadas y contribuye en 2.364 millones de euros al PIB. Tiene un gran peso en los productos hortofrutícolas, ya que supone alrededor del 60% del saldo positivo de la balanza comercial en este aspecto.

Así, este trasvase colabora con una aportación económica y de empleabilidad que pocas infraestructuras a nivel nacional consiguen y, por ello, hay que conseguir una mejora continua con lo que en calidad se denomina el ciclo PDCA.

Deja un comentario